fbpx

¿Puertas perfectas? Te enseñamos cómo repararlas

cómo reparar una puerta de madera

¿Eres de los que cuida cada detalle de tu hogar? ¿Tienes algún desperfecto en tus puertas? Pues no te pierdas nuestro nuevo post porque te vamos a contar cómo reparar una puerta de madera. No te asustes, vamos a darte unas indicaciones sencillas, pero si aún así lo ves complicado, siempre puedes contar con la ayuda de profesionales.

Empezamos

Para empezar vamos a contarte qué necesitas:

✔ Masilla para madera

✔ Espátula

✔ Taco o papel para lijar

✔ Papel o trapos

✔ Guantes

✔ Mascarilla

Si eres un poco manitas probablemente tengas estos materiales en casa, si no, como ves no son difíciles de conseguir.

Paso a paso

1. Como en casi todo tipo de reparaciones debes comenzar por limpiar la puerta especialmente la zona que quieras reparar, puedes ayudarte de algún tipo de solución jabonosa o si no está demasiado sucia bastará con un poco de agua.

No utilices ningún tipo de producto que contenga ceras como los que se utilizan en la limpieza diaria por ejemplo, y, tampoco olvides secar muy bien la zona a reparar.

2. Ahora es el momento de eliminar restos de pintura y dejar la superficie lisa para que la reparación quede perfecta. Ayúdate con un taco o papel de lija, lo ideal es que sea de grano 60/80.

Ten cuidado a la hora de lijar, no se trata de que rebajes en exceso la madera, si lo haces te costará mucho más igualar la zona afectada con el resto de la puerta.

Y una vez terminado elimina con un papel o trapo seco todos los restos de polvo producidos por el lijado.

3. Es el momento de utilizar la masilla. Para aplicarla deberás ayudarte de la espátula, empezando poco a poco para ir cubriendo el desperfecto de manera homogénea. Si pones demasiada cantidad desde el principio te resultará mucho más difícil conseguir un acabado perfecto. Puedes eliminar la masilla sobrante con la espátula o ayudarte de la lija.

Recuerda rellenar todos los bordes y huecos, si es necesario utiliza para ello una espátula de menor tamaño.

4. Debes dejar secar la masilla por completo. Dependiendo de la marca o fabricante necesitarás más o menos tiempo para que se seque. Puedes ayudarte de un secador si quieres acelerar este paso

5. Una vez que la masilla esté seca es el momento de lijar para conseguir un acabado uniforme, si crees que te falta masilla en algún punto o que has lijado en exceso, vuelve a aplicarla con la espátula, vuelve a esperar a que seque y deberás lijar otra vez hasta que te quede liso, a la altura del resto de la puerta.

6. En este último paso tienes que aplicar el toque final, con pintura para madera igual o muy similar al de la puerta para que del desperfecto que había no quede ni un recuerdo.

No olvides…

Utilizar los guantes para evitar posibles daños en tus manos, y la mascarilla para que no respires el polvo en el momento de lijar.

Y si quieres que la limpieza posterior sea más rápida y sencilla puedes colocar algún tipo de papel en el suelo y cinta de pintor en las molduras de la puerta, así lo retirarás en unos segundos.

Ahora ya conoces paso a paso cómo reparar una puerta de madera ¿Te resulta complicado? Sea cuál sea tu respuesta, si lo tuyo no son las reparaciones por pequeñas que sean o simplemente no tienes tiempo de ponerte manos a la obra, siempre puedes contar con profesionales especializados en todas las reparaciones que precise tu hogar. ¡Cuenta con Ebbel!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para ofrecer la mejor experiencia en nuestra web. Por favor, lee nuestra Política de cookies.
Puedes aceptarlas (o no) en los siguientes botones.